log in

Search

Dependencia directa de Dios…

Valora este artículo
(2 votos)

Matinal del 15 de Abril de 2015

Dependencia directa de Dios

                        

No es el plan de Dios que algún hombre, o algún grupo de hombres, presuman que Dios los ha convertido en conciencia para sus hermanos, o manifiesten un espíritu autoritario para dominar a los obreros delegados por el Señor, haciendo peligrar así la seguridad tanto de la herencia del Señor como de la suya propia, y retardando el avance de la obra de Dios. El Señor no se limita a un solo hombre, o a un grupo de hombres, para realizar su obra; sino que dice de todos: Vosotros sois “colaboradores de Dios”. Esto significa que toda alma creyente debe tener una parte que hacer en su sagrada obra, y todo individuo que cree en Jesucristo ha de ser para el mundo un símbolo de la suficiencia de Cristo; ha de presentar a su iglesia las más elevadas leyes del mundo futuro e inmortal, y en obediencia a los incomparables mandatos del cielo, ha de revelar la profundidad de un conocimiento independiente de las elucubraciones humanas. 

El Señor debe ser creído y servido como el gran “YO SOY”, y debemos confiar sin reservas en él. No promulguen los hombres leyes que tomen el lugar de la ley de Dios. Nunca enseñéis a los hombres a mirar a los hombres, a confiar en los hombres, porque la sabiduría humana no es suficiente para decidir si tienen derecho a ocuparse en la obra del Señor. Cuando Dios confía una obra a ciertos individuos, los hombres no deben rechazar su decisión. La interferencia humana no debe impedir el desarrollo de los planes de Dios; sin embargo, esto se ha hecho una y otra vez.

Si la iglesia en la tierra ha de asemejarse a un templo, edifíquesela según el modelo mostrado en el cielo y no según el genio del hombre. El ingenio del hombre a menudo contrarresta los planes divinos. La áurea vara de medir no ha sido colocada en las manos de ningún hombre o grupo de hombres finitos, cualesquiera sean su posición o vocación, sino que está en las manos del Arquitecto celestial. Si los hombres no se entrometen en los planes de Dios, y le permiten actuar sobre la mente y el carácter, edificándolos de acuerdo con el plan divino, se realizará una obra que soportará las pruebas más severas. (Testimonios Para Los Ministros, págs. 208-209)