log in

Search

¿HOMOSEXUALES EN EL LIDERAZGO DE LA IGLESIA?

Valora este artículo
(14 votos)

A continuación citamos parte del artículo oficial escrito en la Revista Adventista

El Seminario Teológico Adventista del Séptimo Día ha aprobado un documento sobre la homosexualidad que espera "establecer claramente lo que la Escritura enseña acerca de las prácticas homosexuales y ofrecer directrices sobre la manera de interactuar con personas de orientación homosexual."

El documento de 21 páginas, titulado "An Understanding of the Biblical View on Homosexual Practice and Pastoral Care" (Una comprensión de la perspectiva bíblica sobre la práctica Homosexual y el Cuidado Pastoral), fue aprobado en una votación unánime el viernes después de seis meses de preparación.

La introducción del documento dice que los profesores del seminario decidieron redactar el comunicado, ya que creían que tenían "el deber de establecer claramente las enseñanzas de las Escrituras con respecto a estas cuestiones y proporcionar una perspectiva bíblica ... en respuesta a la creciente presión social para la iglesia para normalizar la conducta homosexual en términos de membresía, liderazgo, empleo, estándares curriculares, y otras áreas ".

"Por lo tanto, aunque mucho podría decirse sobre una serie de cuestiones relacionadas con la sexualidad, esta declaración se limita a la cuestión de la práctica homosexual", dice. "No se pretende responder a todas las preguntas relacionadas con este tema difícil, pero trata de diseñar una posición basada en la Biblia al tiempo que demuestra una actitud de respeto y cuidado hacia las personas gays y lesbianas con el fin de ayudar a guiar la respuesta de la Iglesia a este tema delicado."

Jiri Moskała, decano del seminario en el campus de la Universidad Andrews, universidad insignia de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, dijo que estaba satisfecho con el documento.

"Es un estudio muy bien documentado y equilibrado que es centrado en Dios, fundado en la Biblia y orientado en la gracia", dijo en un comunicado por correo electrónico.

Puede descargar el documento de 21 paginas en este enlace (en Ingles): Documento

A continuación presentamos nuestro comentario:

Aunque en el documento se invita a amar, aceptar y recibirlos con cariño y amor a los homosexuales, pues son pecadores como lo somos todos nosotros. Aunque se muestra que los materiales bíblicos condenan la practica homosexual, en el documento se aprueba la participación de homosexuales no practicantes (abstinentes) como miembros de iglesia y en cargos de liderazgo.

El siguiente extracto de la pagina 16 lo dice: 

"Todas las personas, incluidos los homosexuales practicantes, se deben hacer sentir bienvenidos a asistir a nuestras iglesias mientras que las personas homosexuales no practicantes deben ser bienvenidos como miembros y en cargos de la iglesia. Todos deben recibir atención espiritual de la Iglesia (Gálatas 6: 1)."

Comprendemos que los homosexuales deban ser recibidos en nuestras iglesias, pero no comprendemos porque se invita a aceptar a homosexuales no practicantes, que no han dejado de ser homosexuales a participar como miembros y en puestos de liderazgo.

En la pagina 17, en el punto 2, se hace la siguiente pregunta: 

  • Si Dios me hizo así, ¿puede Él cambiarme?

La respuesta que se le da es la siguiente:

La literatura reciente niega la posibilidad de que las personas gays y lesbianas pueden cambiar, e incluso afirma que los intentos de cambio son perjudiciales. Otros estudios importantes muestran que hay ocasionales fiables testimonios de dicho cambio entre aquellos que buscan consejería basada en la fe. Sin embargo, ¿significa el cambio que toda la atracción hacia mismo sexo desaparece? Algunos de los que estan ahora en matrimonios heterosexuales monógamos informan que todavía experimentan atracciones homosexuales, pero que ellos no deciden actuar en consecuencia. Otros han suplicado a Dios para ser cambiados y se han presentado en terapia con el objetivo de cambio, pero no se han cambiado. Han aceptado su atracción hacia el mismo sexo como su realidad a lo largo de la vida, y han elegido una vida de celibato.

Según la respuesta, comprendemos que Dios no puede cambiar a un homosexual, que incluso puede ser perjudicial intentar un cambio, y que ha de vivir como tal, creyendo que Dios los ha hecho de esa manera. Omitiendo entonces el poder de Dios para transformar vidas.

En la misma página 17, en el punto 3, se hace otra pregunta:

  • "Si me acepto a mí mismo como una persona gay o lesbiana, ¿tengo un lugar en la Iglesia?" 

La respuesta dada es la siguiente:

Nosotros somos una Iglesia compuesta de pecadores salvados por la gracia con el amor como su fundación (Mt. 22: 36-40), y este amor debe ser mostrado por igual a todos los miembros. Miembros gays y lesbianas que eligen, y se mantienen abstinentes deben tener la oportunidad de participar en todas las actividades de la iglesia, incluyendo posiciones de liderazgo en la Iglesia. Aquellas que luchan con la tentación al pecado deben ser tratados del mismo modo que otros miembros que luchan con el pecado sexual (Mateo 18: 4; Marcos 02:17; Lucas 5:31; 19:10). Estamos afirmando firmemente que las personas homosexuales tienen un lugar en la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

Nosotros también creemos que los homosexuales tienen un lugar en la Iglesia, así como lo tenemos cada pecador en este mundo, pero es un lugar para experimentar una transformación, porque no venimos a la iglesia para ser los mismos, venimos para ser semejantes a Jesús.

En la respuesta se afirma que gays y lesbianas que se mantienen abstinentes, pero que aun no han dejado de ser homosexuales, deben tener oportunidad incluso en posiciones de liderazgo. Nosotros creemos que es un fatal error, pues estamos abrigando el pecado, guardándolo dentro de la iglesia. Dios ama al pecador, pero odia el pecado y creemos que esta declaración es inaudita y esta en contra de cualquier norma bíblica.

- See more at: http://www.recurso-adventista.com/2015/10/homosexuales-liderazgo-iglesia-andrews.html#sthash.Vts507fH.dpuf