log in

Search

Nuevos Estudios

Nuevos Estudios (130)

Toda lengua confesará

Matinal del lunes 8 de septiembre de 2014

Toda lengua confesará

Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. Filipenses 2:10-11

Les insto a que consideren lo que revelarán los libros del cielo cuando sean abiertos. El libro de memorias los confrontará en el tribunal de justicia, y éste revelará en forma ostensible la longanimidad de Dios. Dios podría haberlos cortado por ocupar inútilmente el suelo, pero en cambio él les señala una puerta abierta y les dice: “arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados” (Hechos 3:19).

En el juicio, cuando se decida cada caso se revelará plenamente la responsabilidad de cada uno. Comprenderán la influencia que podrían haber ejercido sobre otras almas, si hubiesen permanecido bajo el estandarte ensangrentado de Jesucristo. Cuán entrelazada es la trama de la influencia humana. La conducta de cada persona tiene una relación directa en la vida de otros.

Se me han presentado las solemnes escenas del juicio y ahora le ruego que se detenga y considere por sí mismo: “¿Cómo está mi alma?” Carta 89, del 30 de Octubre de 1898.-

Fuerzas poderosas e invisibles están actuando en los asuntos de los hombres en el último gran conflicto. La contienda se conducirá de forma tal, que el poder que se ha exaltado sobre Dios y ha enrolado a las almas en rebelión contra él, cumplirá de lleno los principios de desobediencia. Toda boca confesará la gloria de Dios. (Vea Filipenses 2:10). Se verá claramente que los principios de la justicia y obediencia a la ley de Dios, son superiores a todos los poderes y que el castigo sobre todos los transgresores es justo.

Los mundos no caídos y todo el universo verán el resultado de la apostasía de Satanás, y reconocerán que Dios es el único Dios vivo y verdadero. Las fuerzas de la rebelión confesarán la justicia de Dios, pero su reconocimiento no les dará otro período de gracia. Sus casos han sido sellados para siempre. Después de la segunda resurrección, Satanás la raíz y sus seguidores, las ramas, perecerán juntos. Carta 25, del 15 de Febrero de 1900.-

 

 Cuando los redimidos se hallen en la presencia de Dios, responderán a sus nombres las almas preciosas llevadas allí por los esfuerzos pacientes y fieles hechos en su favor, por las súplicas y la ferviente persuasión de buscar su refugio en el Fuerte. De este modo, los que en este mundo han sido colaboradores con Dios, recibirán su recompensa. Carta 74, del 20 de Mayo de 1900.-

En el día cuando cada uno sea recompensado de acuerdo con sus obras ¿cómo se verán a sí mismos los transgresores, ya que por unos momentos se les permitirá ver el registro de sus vidas según escogieron vivirla, sin tener en cuenta la ley que a través de los siglos regirá el universo? Verán entonces, qué es lo que Dios deseaba que hicieran. Se darán cuenta de que deberían haber usado los privilegios comprados con sangre, en favor de la verdad y la justicia. Entenderán que en vez de colocar sus talentos e influencia del lado de la rebelión, fortaleciendo así las fuerzas del enemigo, deberían haber dedicado sus energías a ser buenos y a hacer el bien... Manuscrito 37, del 8 de Julio de 1900

La Ley Vigente o Abolida

¿El Sábado Santo de DIOS y su Santa Ley ya estan abolidas o como se dice popularmente clavadas en la cruz?



La Creación y el Sábado

"Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos, y todo el ejército de ellos por el espíritu de su boca. . . . Porque él dijo, y fue hecho; él mandó, y existió." "El fundó la tierra sobre sus bases; no será jamás removida." (Sal 33: 6, 9; 104: 5)

Cuando salió de las manos del Creador, la tierra era sumamente hermosa. La superficie presentaba un aspecto multiforme, con montañas, colinas y llanuras, entrelazadas con magníficos ríos y bellos lagos. Las agudas y ásperas cúspides de la rocosa armazón de la tierra estaban sepultadas bajo un suelo fértil, que producía por doquiera una frondosa vegetación verde. Agraciados arbustos y delicadas flores saludaban la vista por dondequiera. Las alturas estaban coronadas con árboles aun más imponentes que los que existen ahora. El aire, limpio de impuros miasmas, era claro y saludable. El paisaje sobrepujaba en hermosura los adornados jardines del más suntuoso palacio de la actualidad. La hueste angélica presenció la escena con deleite, y se regocijó en las maravillosas obras de Dios.

Una vez creada la tierra con su abundante vida vegetal y animal, fue introducido en el escenario el hombre, corona de la creación para quien la hermosa tierra había sido aparejada. A él se le dio dominio sobre todo lo que sus ojos pudiesen mirar; pues, "dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree... en toda  la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, varón y hembra los creó."

Falsos Profetas ¿Como identificarlos?

Cristian Silva más engañado que nunca. Ahora cree ser el "Elías", y afirma que Elena de White es "Jesabel", a quien él debe denunciar.



Antes pudo engañar a muchos afirmando que sus enseñanzas estaban en armonía con los escritos de Elena de White, pero ahora que todo el mundo se ha dado cuenta que las enseñanzas de Cristian Silva son contrarias a las del espíritu de profecía, no le ha quedado otra que aferrarse a sus heréticas doctrinas denunciando a la mensajera del Señor como la "profetiza de Satanás".

La Muerte ¿A donde vamos?

“Si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto.” Estas son las palabras de Marta a Jesús en la ocasión de la muerte de su hermano Lázaro. Expresan el sentimiento desgarrador de remordimiento experimentado por millones de personas cuando sus seres queridos son tomados de ellos a causa de la muerte. Tantos pensamientos pasan por la mente durante ese tiempo – si hubiéramos hecho ésta o tal cosa; o si hubiéramos acudido a otro médico. Si la muerte fuera el resultado de un accidente mientras viajaba, pudiéramos decir que si sólo nuestro ser querido no hubiese hecho tal viaje, esto no hubiera pasado. En el caso de Marta, ella pensó que fue la ausencia de Jesús que causó la muerte de su hermano, así que estuvo dispuesta a echarle la culpa a él.



Muchos han compartido el mismo punto de vista de Marta en que han sentido que de una u otra manera el Señor fue responsable por la muerte de su ser querido, o que él pudiera haber prevenido la tragedia de haber ocurrido. Así que se preguntan, ¿por qué? Se imaginan que de una u otra manera deben haber hecho algo que fue desagradable a Dios, o quizás que el que murió fue castigado por un mal particular. Y, entonces, quizás con temblor, piensan que si lo último fuera verdad, ¿cuál es la condición del ser querido que ha muerto ahora? ¿Estará sufriendo de algo que es aun peor que la misma muerte?

Suscribirse a este canal RSS