log in

Search

Daniel Gambetta

Daniel Gambetta

URL del sitio web:

Todos compareceremos ante el tribunal de Cristo

Matinal del miércoles 10 de septiembre 2014

Todos compareceremos ante el tribunal de Cristo

Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, 32 y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. 33 Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. Mateo 25:31-33

El juicio final es un acontecimiento sumamente solemne y terrible. Se desarrollará delante del universo entero. El Padre ha delegado todo el juicio en el Señor Jesús. Él será quien declare la recompensa que recibirán los que hayan sido leales a la ley de Jehová. Dios será honrado y su gobierno reivindicado y glorificado; todo ello en presencia de los habitantes de los mundos no caídos. El gobierno de Dios será reivindicado y exaltado en la mayor medida posible. No se trata del juicio de una persona o de una nación, sino de todo el mundo. ¡Oh, qué cambio se producirá entonces en el entendimiento de todos los seres creados! Allí se percibirá el valor de la vida eterna.

Cuando Dios honra a su pueblo que guarda los mandamientos, no permite que ninguno de los enemigos de la verdad y la justicia esté ausente. Y cuando los transgresores de su ley reciban su condenación, todos los justos contemplarán el resultado del pecado...

El que ocupa la posición de juez es Dios manifestado en la carne. Qué gozo será reconocer en él a nuestro Maestro y Redentor, llevando aún las marcas de la crucifixión, de las que salen rayos de gloria, lo que dará un valor adicional a las coronas que los redimidos recibirán de sus manos, las mismas manos que se extendieron para bendecir a sus discípulos cuando él ascendió.

La misma voz que dijo: “He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mat. 28: 20), da la bienvenida a los redimidos. El mismo que dio su preciosa vida por ellos; quien por su gracia movió sus corazones al arrepentimiento, quien los despertó a su necesidad de arrepentimiento, los recibe ahora en su gozo. ¡Oh, cuánto lo aman! La realización de su esperanza es infinitamente mayor que su expectativa. Su gozo es completo.

Cuando los pecadores sean obligados a contemplar a Aquel que revistió su divinidad con humanidad y que todavía tiene esa apariencia exterior, su confusión es indescriptible. Recordarán cómo menospreciaron su amor y abusaron de su compasión; cómo prefirieron a Barrabás, ladrón y asesino, en lugar de él; cómo coronaron con espinas al Salvador e hicieron que fuera azotado y crucificado; cómo, en la agonía de la muerte en la cruz, se mofaron de él diciendo: “Descienda ahora de la cruz, y creeremos en él; a otros salvó, a sí mismo no se puede salvar”. Cada acto de insulto y burla dirigido a Cristo será tan fresco en su memoria como cuando sucedían los actos satánicos. Les parecerá oír de nuevo la voz de súplica de él. Cada expresión de ruego vibrará tan claramente en sus oídos como cuando el Salvador les hablaba en la sinagoga y en las calles. Entonces los que traspasaron a Cristo, clamarán a las rocas y a las montañas que caigan sobre ellos y los oculte del rostro de Aquel que está sentado en el trono de la ira del Cordero. Porque ha llegado el gran día de su ira ¿y quién podrá quedar en pie? (Vea Apocalipsis 6:16, 17).

Aquel que siempre se mostró lleno de ternura, paciencia y magnanimidad; quien, habiéndose entregado como la víctima propiciatoria, fue llevado como oveja al matadero para salvar a los pecadores de la condenación que ahora cae sobre ellos... les hace comprender lo que podrían haber tenido, si hubiesen recibido a Cristo y mejorado las oportunidades que se les habían concedido... En ese gran día, todos verán que su conducta decidió su destino. Serán recompensados o castigados conforme hayan obedecido o violado la ley de Dios. En ese gran día se revelará clara y patentemente el carácter de cada individuo. Dios examinará todos los sentimientos y motivos. Nadie puede ocupar una posición neutral, no existe una posición intermedia. Los hombres y las mujeres son santos o pecadores, o bien merecen una vida eterna gloriosa, o están condenados a la muerte eterna. ¡Que escena será ésa! La agravante culpa del mundo se pondrá al descubierto y se oirá la voz del juez eterno que dice: “Nunca os conocí; apartaos de mí”.

El juicio se llevará a cabo de acuerdo con las normas establecidas para que el hombre pudiese tener la vida eterna. La ley de Dios, la que ahora se insta a los hombres a obedecer y a adoptarla como regla de vida y que muchos han rehusado aceptar, es la norma por la cual serán juzgados. Seremos juzgados por nuestras obras. La obediencia o desobediencia es de suma importancia para nosotros.

El gran día final será un testimonio del triunfo de la ley de Jehová. Cuando los impenitentes sean obligados a observar la cruz del Calvario, las escamas caen de sus ojos y ven lo que antes no habían visto. Ven la ley que ellos menospreciaron, ensalzada así como es ensalzado el trono de Dios. Ven que Dios mismo reverencia su ley. Carta 131, del 14 de Octubre de 1900.-También vea evangelismo, pp. 164; El Deseado de todas las gentes, pp. 262, 263.

¿Mi Señor tarda en venir?

Matinal del 9 de Septiembre

¿Mi Señor tarda en venir?

Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; 49 y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos, 50 vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, 51 y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes. Mateo 24:48-51

 

En el día del juicio, los hombres verán lo que podrían haber llegado a ser a través del poder de Cristo. Verán el robo que le han hecho a Dios. Se darán cuenta que ellos han apostatado de su Creador. Verán el bien que podrían haber hecho, pero que no hicieron. Se negaron por completo a ser hechos mejores. Los esfuerzos realizados en su nombre fueron en vano. Conocían las demandas de Dios, pero se negaron a obedecer las condiciones escritas en su palabra. Se unieron a los demonios por su propia decisión. El poder que se les dio para que lo usen en el servicio a Dios, lo usaron para servir a su yo. Se endiosaron a sí mismos, negándose a someterse bajo cualquier otro control. Se engañaron a sí mismos y se hicieron detestables a la vista de Dios...

Los hombres y los ángeles caídos entran en una relación desesperada... los que caen por la apostasía están obrando constantemente en contra de la benevolencia y la obediencia. Se asocian con aquellos que se niegan a guardar la ley de Dios. En el día del juicio todo esto se despliega ante los impenitentes. Escena tras escena pasa ante ellos. Claramente, como a la luz del sol del mediodía, todos ven lo que podrían haber tenido si hubieran cooperado con Dios, en vez de oponérsele. El cuadro no puede modificarse. Sus casos están decididos para siempre. Deben morir con aquellos cuyos caminos y obras siguieron.

Un rayo de luz llegará a todas las almas perdidas. Entenderán plenamente el misterio de la piedad que despreciaron y aborrecieron durante su vida. Y los ángeles caídos, dotados de una inteligencia superior a la del hombre, se darán cuenta de lo que hicieron al emplear sus poderes para inducir a los seres humanos a escoger el engaño y la falsedad. Todos los que se unieron al impostor, los que se instruyeron en sus caminos y practicaron sus engaños, deben perecer con él... El Señor Jesús los mira compasivamente y dice: “Apartaos”. En este momento se comprenderán los capítulos 3 y 4 de Zacarías. Manuscrito 37, del 8 de Julio de 1900.-Vea también UL 203.

Los que se exaltan a sí mismos se ponen bajo el poder de Satanás y se preparan para ser víctimas de sus engaños. Hay ministros y obreros, que al igual que los rabinos judíos, presentan una trama de falsedades sin sentido como si fueran verdades comprobadas. Presentan las máximas de una nueva comida a su tiempo, mientras las ovejas están pereciendo por falta del pan de vida... Esta mezcla antojadiza que se prepara para el rebaño causa inanición espiritual, decadencia y muerte...

Como en los días de Noé, aquellos que han tenido gran luz mostrarán su inconsistencia. Porque la venida de Cristo ha sido anunciada con mucha anticipación, concluyen que hay un error en esta doctrina... Nosotros que decimos estudiar las profecías ¿olvidamos que la paciencia de Dios para con los malos es parte de su inmenso y misericordioso plan, por el cual está tratando de salvar a las almas? ¿Estaremos nosotros entre los que dejan de cooperar con el Señor y dicen: “Mi señor se tarda en venir?” (Vea Mateo 24:48) Carta 131, del 14 de Octubre de 1900.

Unión de iglesias

5 de septiembre de 2014

Simon Peres propone al Papa Francisco fundar una 'ONU' de las religiones para frenar el terrorismo


El ex presidente de Israel Simon Peres ha propuesto al Papa Francisco fundar y liderar una 'ONU' de las religiones para frenar el terrorismo, durante el encuentro privado que han mantenido ambos este jueves en el Vaticano. 
A juicio del ex mandatario, es la única vía para construir la paz tras el fracaso de la diplomacia internacional. En una entrevista publicada por la revista católica 'Famiglia Cristiana', el Nobel de la Paz de 1994 ha detallado que el proyecto del que ha hecho partícipe a Francisco se trata de un organismo que reagrupe las principales confesiones y que actúe como fuerza de interposición en los conflictos. 

Peres ha explicado las razones por las que piensa que el Papa Francisco debe liderar la 'Naciones Unidas' de las religiones y ha recordado el histórico encuentro por la paz que tuvo lugar en el Vaticano al que asistieron además de él, el líder palestino 
Abu Mazen y el Patriarca de Constantinopla. "El Santo Padre es un líder respetado como tal, no sólo por muchas personas, sino también por las diferentes religiones y sus exponentes.Quizás sea el único líder que sea verdaderamente respetado. Por esto he tenido la idea de proponer a Francisco", ha añadido.


De este modo, el ex presidente de Israel ha subrayado que son más eficaces los mensajes del Papa que los de la propia ONU. "Cuando la ONU envía a las fuerzas de paz de Medio Oriente que vienen de las islas Fiji o Filipinas y son 
secuestradospor los terroristas, ¿Qué puede hacer el Secretario General de la ONU?Una hermosa declaración, que no tiene ni la fuerza, ni la eficacia que tiene cualquier homilía del Papa, en el que sólo la Plaza de San Pedro reúne a medio millón de personas", ha insistido.


 Una Organización insuficiente

Bush and pope

Peres ha lamentado que para enfrentarse a una "guerra nueva" con "terroristas que dicen matar en nombre de Dios" se derive a la ONU, que ha calificado como "una organización política" a la que le faltan "los ejércitos que tienen los países y la convicción que dan las religiones".En esta línea, ha declarado que "la mejor manera para contrastar a estos terroristas que matan en nombre de la fe" es la creación de una "Organización de las Religiones Unidas, "una ONU de las Religiones" al tiempo que ha señalado la necesidad de una "constitución de las Religiones Unidas, exactamente igual a la constitución de la ONU".


 Obama and pope
Es entonces que comenzara la cacería de los herejes, una vez que la Imagen de Roma sea implementada y exportada a todas las naciones del planeta. Aquellos que tengan el Espíritu de Dios, escuchen lo que el testigo fiel tiene que decirles a las Iglesias, los demás no sentirán nada ni se alarmarán por nada porque simplemente tendrán cauterizadas sus consciencias y marcharán obedientes y sumisos hacia la jaula dorada que representa el Nuevo Orden Mundial que proclama a los cuatro vientos Babilonia, la que tiene en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA. (apoc 17). A ella los grandes de la tierra, los reyes y los mercaderes, le escucharán.

RECOPILADO POR JORGE ZAMBRANA, ADVENTISTA EN BOLIVIA

Toda lengua confesará

Matinal del lunes 8 de septiembre de 2014

Toda lengua confesará

Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. Filipenses 2:10-11

Les insto a que consideren lo que revelarán los libros del cielo cuando sean abiertos. El libro de memorias los confrontará en el tribunal de justicia, y éste revelará en forma ostensible la longanimidad de Dios. Dios podría haberlos cortado por ocupar inútilmente el suelo, pero en cambio él les señala una puerta abierta y les dice: “arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados” (Hechos 3:19).

En el juicio, cuando se decida cada caso se revelará plenamente la responsabilidad de cada uno. Comprenderán la influencia que podrían haber ejercido sobre otras almas, si hubiesen permanecido bajo el estandarte ensangrentado de Jesucristo. Cuán entrelazada es la trama de la influencia humana. La conducta de cada persona tiene una relación directa en la vida de otros.

Se me han presentado las solemnes escenas del juicio y ahora le ruego que se detenga y considere por sí mismo: “¿Cómo está mi alma?” Carta 89, del 30 de Octubre de 1898.-

Fuerzas poderosas e invisibles están actuando en los asuntos de los hombres en el último gran conflicto. La contienda se conducirá de forma tal, que el poder que se ha exaltado sobre Dios y ha enrolado a las almas en rebelión contra él, cumplirá de lleno los principios de desobediencia. Toda boca confesará la gloria de Dios. (Vea Filipenses 2:10). Se verá claramente que los principios de la justicia y obediencia a la ley de Dios, son superiores a todos los poderes y que el castigo sobre todos los transgresores es justo.

Los mundos no caídos y todo el universo verán el resultado de la apostasía de Satanás, y reconocerán que Dios es el único Dios vivo y verdadero. Las fuerzas de la rebelión confesarán la justicia de Dios, pero su reconocimiento no les dará otro período de gracia. Sus casos han sido sellados para siempre. Después de la segunda resurrección, Satanás la raíz y sus seguidores, las ramas, perecerán juntos. Carta 25, del 15 de Febrero de 1900.-

 

 Cuando los redimidos se hallen en la presencia de Dios, responderán a sus nombres las almas preciosas llevadas allí por los esfuerzos pacientes y fieles hechos en su favor, por las súplicas y la ferviente persuasión de buscar su refugio en el Fuerte. De este modo, los que en este mundo han sido colaboradores con Dios, recibirán su recompensa. Carta 74, del 20 de Mayo de 1900.-

En el día cuando cada uno sea recompensado de acuerdo con sus obras ¿cómo se verán a sí mismos los transgresores, ya que por unos momentos se les permitirá ver el registro de sus vidas según escogieron vivirla, sin tener en cuenta la ley que a través de los siglos regirá el universo? Verán entonces, qué es lo que Dios deseaba que hicieran. Se darán cuenta de que deberían haber usado los privilegios comprados con sangre, en favor de la verdad y la justicia. Entenderán que en vez de colocar sus talentos e influencia del lado de la rebelión, fortaleciendo así las fuerzas del enemigo, deberían haber dedicado sus energías a ser buenos y a hacer el bien... Manuscrito 37, del 8 de Julio de 1900

Suscribirse a este canal RSS